jueves, enero 24, 2008

El Caballero ... siniestro

Hoy en su sangre brota la incompresion de no saber lo que tiene que hallar, avasalla y reprime sus actos atacando la moral y humillando su corazon, Dulcinea clama interminablemente un sentimiento que nunca fue entregado, el siente su vacio de que ataca su alma, el clama dolor y pide mas angustia el escapa porque se desfigurado y muere sabiendo que con cada paso mas se da cuenta de todo el error cometido, ella pide a gritos una solucion , no puede entender como esta asi, no quiere mas que la comprension de aquel amor que se esfumo de su corazon, el sigue luchando contra su equivocacion y sangra venenos que lo han transformado en un demonio tan vil que ya nadie mas se le acercara ni siquiera a socavar su pena, se rehusa a revindicar sus palabras y nuevamente sigue estacando sus sentimientos para lograr ser su mas oscuro fantasma y nunca mas tener que hacer daño a nadie, ese daño que se llama amor, el prefiere su agonia y matarse matando mas sentimientos a su alrededor, el se convierte en lo que nunca penso ser, alla se ve a lo lejos muros derribados de incontenible valentia, van cayendo como si el viento mismo los soplara con endominada maldad, huracanes de maldad lo persiguen para disfrutar del espectaculo y colarse en su camino arrasando todo lo que su mirada es capaz de atrapar... El puerto esta lejano y su Dulcinea ya semimuerta, yace sin saber lo que acontece pero el errante nuevamente no tiene porque luchar, mas que seguir un camino para nunca volver atras..
Publicar un comentario