lunes, enero 28, 2008

el caballero y su dulcinea... nunca jamas volveran..

El cabellero atado a sus razones se entrizte fuertemente , arraigado en pensamientos que de nada le sirvieron siente como su corazon se hiere eternamente, entiendiendo que de nada sirvio conquistar al amor para luego acallarlo lentamente, que jugada tan inesperada le tendio su amada que ella jamas comprendio lo que sucedia alrededor, de nada sirve Dulcinea el penar con las estrellas que nos miran firmemente, de nada sirve pensar en odio u que todo se perdido, quizas se apague el fuego furioso y quede una llama intrepida que encienda nuevamente una pasion tan perfecta como la que no pudo anteriormente ser. Quizas peque de perverso y piense mi Dulcinea que ya no estoy, ciertamente ya no te interesa lo que pasa porque muchas cosas avasallan lo que en tu interior se arremete y no permiten firmemente mostrar lo que sucedera luego que de todo se resuelva.. Quizas el caballero se murio, no supo alejarse, no supo respetarte, no quizo entender como ausentarse teniendo tanto para darte, transformo un amor que crecia en seniles palabras que adormecian su vida, sera que mi Dulcinea nunca llora o ya la vida misma agota todo lo que nos sucede y lentamente nos olvida..
Caballero y Dulcinea... Ya no importa si volveran o si abrazan sus almas, entrelazan sus labios candentes o sus miradas se llenan de sueños longevos, ya nada vale porque nadie espera lo que tanto amaba, tambien no se puede seguir pensando que uno o el otro se olvidan, son llagas que se muestran abiertas y por mas que se intente sanarlas quedaran asi hasta que alguien tienda su brazo para que otro pueda cicatrizarla.. No es cuestion mi Dulcinea de pensar que huyes y se escapa la realidad, tan solo es el caballero que te pide que sigas con tus sueños porque esta cruzada es muy feroz y bravia para entreverarse con un alma tan pura que no puede alienarse con el temple salvaje de un caballero apasionado donde nada le importa mas que lo que su corazon le pide saciar, es cuestion de soñar y entregar, cada paso que uno da lo hace para sentir el sonido refulgente que el corazon mismo canta al soñar, por eso no vale penar ni pensar en soledad si la guerra ha comenzado y tu caballero se ha marcachado, es mejor empezar a soñar con otras cosas que no te hagan sentir que nunca has de ser correspondida ni enfriar el corazon para cuando lo sientas encendido, seras lo que debas ser, cuando pase y cuando te espere, nunca escatimes esfuerzo al amar, entregar todo lo que uno puede llegar a dar es mostrarse como realmente es uno al enamorarse.. Ojala el caballero y su dulcinea se puedan encontrar, si hay algun metodo para poder resarcir sus penas esperemos que se muestren cercanas asi podre escribir nuevamente la historias de dos almas escurridizas que cruzan sin buscar...
Publicar un comentario