domingo, enero 05, 2014

Incongruencias

Acaso al abrir los ojos de aquella ventana cerrada  ofusco el sentido de no ser lo querido, el intento perdido del vaso partido con querellas ajenas y dolores contundentes, cocinan y ebullicionan en un sonido que ni la tarde pretende mantener presente, verdades como llagas y miradas que transpiran, aveces su brisa calma mi alma, otras tantas lloro sin pedirlo, tu que no estas pero pretendes matarme acusas al tiempo que cosecho el olvido. El bello resplandor de lo vivido deja señales en formas inalterables, con racimos eternos nunca contundentes pero reciprocamente añorados, invitan en el dia menos pensado a ser recordados, tristezas pasajeras que florecen en invierno tambien acotencen un verano ligero, lleno de recuerdos, vaivenes de soledad austera, un tanto violentas marcan un herida que gusta ser abierta y asi pudriendo los hechos confunden vilmente el sueño jamas finalizado.
Publicar un comentario