martes, diciembre 25, 2007

Soy

Hoy es dificil decir quien soy. Soy alguien que se confunde con su propio pasado. Crei que sabia todo lo que habia transcurrido en mi vida, pero no fue asi. Descubri marcas ocultas en lo profundo de mi alma, marcas que pesaban pero no sabia por que las llevaba. A la hora de saber la verdad, cai, aunque supe que en realidad nunca habia subido a ningun lado. Si la gloria es tener el mundo a mis pies, yo tuve ese sentimiento de que habia caido a los pies del mundo. Realmente habia cosas que no sabia, cosas oscuras. Fue entonces cuando surgio la ira, surgio el dolor, surgieron las ganas de quitarle la vida a quien habia quitado mucho en la mia. Tambien dije adios a muchas lagrimas guardadas durante tanto tiempo, dije adios a la idea de que mi vida iba bien, dije adios a la idea de que nunca se me ocurriria quitarme la vida. Siempre supe que el amor me salvaria, pero en mi corazon todo se estaba tiñiendo de negro, estaba pudriendome en el odio que sentia, estaba intentando entender como es que todo esto es verdad. Sentia que ya no podia sonreir, que habia caido de rodillas ante la realidad, sentia que me habian robado el orgullo de haber estado siempre de pie. Me invadia una y otra vez la ira, llegaban nuevamente las ganas de exterminar con las cosas que aun quedaban enteras, cada vez me resultaba mas dificil contener el odio que se me escapaba de los ojos. Pero no todo era furia, tambien sentia miedo, miedo a descubrir algo mas, miedo a que alguien mas venga a terminar con lo que otro habia empezado. Si, llego un dia, descubri que donde me sentia segura era donde ocurriria nuevamente el proceso de matarme en vida. Descubri mas heridas, descubri mas oscuridad, descubri mas cosas que no sabia. Estalle, aunque crei que ya habia estallado. Descubri que al lado de mi vida estaba el infierno, solo habia que mirar a mi lado para ver a quien habia atentado contra mi. Dificil me resulta aceptar que un diablo disfrazado de angel habia tomado mi mano y yo ingenuamente lo habia dejado. Me estaba matando con su fuego, me estaba asfixiando con su aire. Dificil me resulta aceptar que vivi al lado del homicida de mi risa, al lado de el creador de mi dolor. Surgio una y otra vez la furia, la ira, las ganas de escapar de mi cuerpo, las ganas de correr, de gritar, de romper todo lo que me rodea. Descubri que nada de eso me sacaria la infeccion de hechos oscuros que llevaba mi vida. Crei que era alguien, pero resulte ser otra persona, resulte ser alguien que llevaba una vida diferente a la que creia tener. Ahora soy alguien que a veces llora y a veces rie, que a veces recuerda y otras veces olvida. Soy alguien que lleva odio y amor en el mismo corazon, alguien que a veces cree que todo lo entendio y otras veces sabe que no entendio nada, porque es imposible entender como es que todo esto pudo pasar. Soy alguien que se pregunta una y otra vez como es que mucho tiempo despues descubrio su vida, descubrio su cruz, su mancha oscura. Soy alguien que llora porque alguien le robo su sonrisa, soy quien vivio creyendo que el diablo era angel. A veces surge la ira, a veces me consume el odio. A veces llorar no me alcanza, y vivo porque aun creo que la vida me va a pagar todo lo que me debe. Estoy llena de dolor, pero se irá. Ahora si tengo mi historia completa, y no se como continua. A veces quiero gritar para que alguien me ayude, pero luego entiendo que la ayuda me la dieron cuando me dejaron descubrir mi historia, ahora debo ayudarme y aceptarla. Es algo dificil. A veces me gustaria despertar y que alguien me diga que todo resulto ser mentira, pero ya todos sabemos que esto es asi. Entiendo que de nada sirve destruir, matar, llorar o gritar, pero hay momentos en los que persiste ese deseo de romper algo que haga mucho ruido, de sacar esa ira sin lastimar a nadie, de enloquecer y matar mi dolor. Otras veces me controlo y soy capaz de mirar la otra cara de la vida. Ultimamente gana mas el lado oscuro y vuelvo a caer. Lo bueno es que esto se que es un mal trago, cuando me levante voy a salir a buscar algo mas dulce que el rencor.
Publicar un comentario