sábado, diciembre 29, 2007

esparcidas

Ardientes esquirlas que navegan por intensas distancias van dispersandose mientras su destino encuentran, atraves de sus sonidos agudos se siente como transpasan corazones y la sagre brota por el suelo mientras cae apagada y se esfuma en llanto, otras pierden vuelo y se dilatan estallando en los vientres consumiendo con fuego todo ese corazon tan frio, y sin mas nada que quemar explota en un zumbido inaudible, aquellas que se quedan como esperando la llegada de algo se olvidan de su rumbo y repentimanete chocan entre si ocasionando un dolor tan agudo en el pecho que algunos directamente desfallecen en el piso retorciendose como si el corazon les dejara de latir y asi ven pasar en sus ojos el demonio inquisidor que recoje las esquirlas dañadas, asi sucivamente se van vengando de aquellos corazones, un tanto austeros y otras tantos perversos, muy engañosa es la situacion, pero las esquirlas siguen su camino como programas por un don divino, que en todo caso ocasiona la muerte, asi que no se sabe quien es el interprete de dichas caidas, no olvides de nombrar aquellas que se arremeten sin miedo por dentro del estomago y retuercen sus entrañas hasta hacerle vomitar el corazon que late furiosamente mientras al expotar se esfuma y solamente quedan puñados de petalos negros que al ser tocados por las victimas moribundas, estas se transforman en cenizas y al desacerse en sus manos el polvo que levanta se mezcla entre el alma que se sumergue junto a ella hacia el purgatorio... Y asi mas esquirlas son desparramadas.. mas y m uchas mas.. quien las trae o las lleva... tu corazon lo sabra?
Publicar un comentario