sábado, febrero 01, 2014

subte

Y cuando la lluvia asomo su brisa y por donde pasaba todo lo limpiaba, alli justo cuando menos lo esperaba un pensamiento guardado empezo a revivir todo lo olvidado, entreveros distantes y anhelos que matan, sueños que dejan de ser y mas vicisitudes del caballero errante, dulcinea y rocinante, su principe aquel que siempre supo amarte.
Porque luego de tanta mañana y de destinos oblicuos se supo desde el principio que debian conquistarse.
Un beso que no quizo y abrazos de sobras, lucharon desde adentro para mostrar que no se implora, se fue dando sin revuelos, despasito sin temores, al tiempo ajeno le sobraron horas, su lugar siempre presente y lo unico que pretende es nunca dejar de verte. Su deseo es amarte, ella tambien, su pena es perderte y la de el dejarte, nada se transforma siempre han estado...
Publicar un comentario