sábado, febrero 01, 2014

inesperadamente abajo

Este canto  nada tiene que penar, si de recuerdos se camina,el mañana no se  olvida, Otario de la vida
salpica llanto por donde esquiva, penosas situaciones que convida y ansi la noche esconde su dulzura mientras todo se desangra. Esperanzas del corazon guardan sin saberlo aquel momento oportuno que supo todo perderlo. Despedazando recuerdos siente un dolor ajeno, es alguno que desde adentro pide por favor que se demuestre, intenta sin querer algo que sabe que va a doler.
La soledad de su muerte opaca el dia por llegar, la vida triste perdura, el hecho acontecido demarca amargura, la culpa alborota su conciencia entera, el llanto que no para y su corazon que quizas ya no ama.
Rencor del error y cachetazos que perduran no dejan ser mas que una fiel criatura, ya los besos se marchitan recordando aquella cita. Ya se que no tiene perdon, ya que se fue vil y fue cruel su accion, quien quiera que la tenga en vida, no llore vencida por su triste pasado, aqui la sonrisa no viene ni tus labios se cruzan, la lluvia sabe a gloria y la austera habitacion con su olor a pintura dejan en mis labios toda la amargura.


Publicar un comentario