domingo, julio 22, 2007

Las mil y un posibles situaciones de dos almas escurridizas. Dulcinea y su Caballero

Alli estaba ungido de dolor aquella pasion enardecida de sentimientos extraños, parecidas al llanto se iban escribiendo sus palabras, pidiendo permiso para poder seguir viviendo su agonia se dibujaba tristemente en su semblante, es el caballero errante del dolido corazon, aquel piadoso niño juegueton que con su vida escribio en otra ocasion diferentes matices de toda un cancion que se pierde con el viento al ser escuchada por los que oyen su corazon. Puede su belleza ser un derroche de pasion, que entristese en toda ocasion a mil almas circundantes que le guardan su amor, amor perdido y errante que se esconde tras su manto de misterio y clama atencion, amor moribundo de otras vidas halladas en un pasado entorpecido por la ira desesperante del que aguarda eternamente el premio perseverante del alma enamorada. Es el rostro de su anhelo aquel que al mirarse sin reflejar su ojos sobre la tierra observa atentamente la desdicha ajena de su vida pasajera. Quiere dibujarse su alma en pena sobre garabatos desparramados por distintas escenas entrecruzadas de un sentimiento unico que al olvidarse se quema. Es un tunel oscuro lleno de pasion el que atraviesa esta agonia sulfurante donde su vida supura pasionalmente un jugo de amor putrefacto y contagioso que carcome su mente buscando la muerte mas perversa y adorando su locura va yaciendo en su lecho esta fantasia que comenzo en otras vidas itinerantes, camina vagamente con el tiempo abrazado de el, ya pronto encontrara a su proxima alma al acercarse la abrazara tiernamente y de repente viviran sin saberlo un amor tan hermoso que la vida misma caera en llanto de alegria para nunca jamas volver a separarse, sepanlo un caballero errante, aquel que lucha por su muerte y sueña con amor matando sus penas, es aquel que consigue inmortalidad en la agonia....... es en si mismo un alma escurridiza en la cual se cruza sin saberlo con su amor y compañera, una bella Dulcinea que esquiva su muerte rescantando su alegria, rejuveneciendo sus dolores, lo acurruca en sus brazos para resguardarlo del pasado y abrazarlo en su entrega, salvad al caballero Dulcinea, salvad el amor de su alma, y retenerlo hasta la proxima visita en la siguiente vida de esta alma vagabunda que busca tu presencia en todas las vidas.
Publicar un comentario