martes, abril 02, 2013

escudos

Entre tantos dolores y penas no se siente el sufrir con valentia y coraje firme hay que resistir, las palabras se agrietan sin un escudo duro que las pueda contener, pasan inadvertidas y chocan hasta dejarnos caer. Quien quisiera adormecer sin gloria cuando un epilogo nos deja vacilando sobre la existencia de nuestro ser,  puede que el destino juegue a los dados arrojando cual vida al azar,  tentando por la muerte que de reojo  cavila si jugar con venganza o cosechar en su vientre terrible maldad. El tiempo ante todo no toma partido alguno ya que su adormecida bondad calma lo que  el fuego intenta devorar. Aveces sin pedirlo llora y no para de aullar, dolores ajenos que destruyen el alma y claman por piedad, otra fue su vida y antes de partir su rechazo mal parido dejo un tendal de ponzoña que desparrama sin control palabras humillantes que no se puedan parar , por suerte o por piedad fluye todo dispar, alguno en su camino se parten sin poder amar, los escudos son pocos y algunos cumplen su cometido ocultando la maldad, ningun pensamiento esta guardado todo lo recibe en su caudal, palabras transgiversadas que la mente sola puede atenuar, situaciones que muy pocos pueden cambiar. Ahora y para siempre se arremeten para en algun lado encallar y firmemente en algun rincon escondido del bosque profundo resurgira en acciones una excapatoria a tanta obstinacion que no deja avanzar. Todo alguna vez si se deja va a poderse superar.
Publicar un comentario