martes, abril 09, 2013

piponeando

y aca estamos, al fin contemplando la noche porteña mas en su corazon que su limite exterior, un tanto fresca pero me acompañara con su brisa y me mantendra despierto con sus sonidos, y espero que algun vecino se apiade y me comparta internet sino va a sacar lo peor de mi :)
Ahora si en paz con un tabaco aromatico y desgustando la soledad que trae sabores encontrados y sentires añejos, ya sobre el final veremos si es tan amargo.
Salio la segunda cantaron al aparecer en el horizonte un tintinear de estrellas distantes que despertaron con su rutina oscura para iluminar mi balcon, esta vez timidamente se consumio sin razon olvidando sentidos perdidos que nada tienen que hallar en donde otra vez hacia el final un tenue sabor amargo como mezquinando dulzura pide que se termine toda la locura y ansi transitando la insoluble e impenetrable amargura el cuerpo se deja caer en un mundo escrito sin palabras y dibujado con emociones que transfiguran su postura para al final sumergirse en su temible ser. 
Publicar un comentario