jueves, noviembre 22, 2007

Despues de todo..

Cuando necesitas un oido que te escuche; cuando necesitas una mente que te entienda; cuando necesitas un abrazo que te proteja;
El esta y todo se tiñe de otro color. El esta y todo parece enloquecer, aunque sabes que la que enloqueces sos vos.
El, el que esta en un lugar que queda lejos, pero no te das cuenta, el siempre esta.. aunque siempre te acordas de extrañarlo.
El.. una de las pocas cosas que -a pesar de todo- no podes dejar. El, que siempre te esta esperando. El, te tiene y vos lo tenes, aunque eso implique distancia de por medio. No importa, no importa nada en realidad, lo esencial esta. El, toma tu control. El, nunca te deja a la deriva.
El.. esta.. y se hace notar sin necesidad de hacerse ver.
Increible como todo va adquiriendo mas fuerza en lugar de perderla, como acelera en lugar de ir mas lento, como pesa mas en lugar de pesar menos.. como te va tomando sin que puedas darte cuenta, como un veneno que te invade por la sangre, que llega al corazon, al cerebro, a cada una de tus celulas.. te llena de algo que no sabes que es, una locura que no llegas a comprender. Todo, todo parece estar conspirando para hacerte acordar una vez mas que el esta.. no importa donde, porque lo llevas, esta donde no lo podes sacar, y aunque quiera no se va a poder escapar..
Respiras y volves a empezar. Repasar. Configurar tu forma de pensar, encontrar nuevos puntos desde donde ver. Nada funciona, siempre llegas a la conclusion de que tu mente ya no razona, o las razones que hay son irracionales. No tenes salida, estas atrapada en algo que te encanta, y es una perfecta razon para no querer salir.
El. Es el. Decir que es su culpa es poco sutil, pero asi es. Si es cuestion de echar culpas, el tiene casi todas. Por ser asi, tan.. tan el. Justo lo que buscabas, justo cuando lo necesitabas. El responsable de la expresion de tu escasa sensibilidad. Y que mas da, tu culpa es haberlo encontrado. Pero si el no fuera lo que es, haberlo encontrado no significaria nada. El, el culpable de todas estas palabras, de toda tu locura, de que ya no quede nada de tu poca cordura. El culpable de esto que no da lugar a quejas, porque sabes que te encanta. Y te encanta echarle la culpa. El.. el huesped de tu mente, de tu corazon. Esta ahi y lo sabe. Y todo se resume en que es el, y esta ahi..
Publicar un comentario