domingo, octubre 21, 2007

Lucha interna

Mil y un razones para dejar de pensar. Es la misma razon la que me pide a gritos que la deje de usar. La memoria siempre deja manchas de sangre en el presente, golpea como un puñal, sangra un manantial. Nunca muere aunque muchas veces la intente matar. ¿que tan duro puede pegar el pasado? Eso es algo que me costara mas de una vida averiguar. La razon da vueltas alrededor de la memoria, siempre buscando inutiles explicaciones que suponen mas de lo que en realidad es posible reflejar. Reacciona y grita en un silencio que es un viejo amigo, pide ayuda y se rescata a si misma. La memoria huye en busca de un nuevo olvido, hasta que salte un nuevo recuerdo reprimido. Mil y un razones para comenzar a llorar, para derramar todo el dolor que causa el simple hecho de no encontrar la verdad, el hecho de tener que esperar para encontrar mi nuevo amanecer al abrir los ojos por primera vez. Despues de todo, realmente hay cosas dificiles de explicar. Y yo que creia que las palabras eran la perfecta expresion, hay cosas qu no pueden decir. Una frase no dice lo que es un sentimiento en realidad. Un sentimiento de lucha interna y a la vez de alianza propia contra todo lo demas. Un anhelo de proteccion y a la vez de libertad. Un anhelo de saber la verdad y a la vez olvidarla. Un anhelo de estar en otro lugar sin salir de aqui. Llueven razones para comenzar a olvidar, nacen argumentos que me obligan a continuar por un camino que -gracias a todos los santos del cielo- no se a donde va. El peor sentimiento de todos debe ser la confusion, el de no saber que hacer. Si esta bien o mal algo que no encontras en la biblia. Quizas sea un error. Quizas no. Y no sabes que tenes que pensar, sin embargo ocupas tu mente pensando en que deberias estar pensando. Y volves atras, porque no sabes. Y cuando creias que ya nada se podia complicar, llega la hora de tomar la decision de seguir o deajr, si habia algo claro era que tu tiempo no era eterno, y que este dia iba a llegar. Lo peor de todo es que ahora no sabes para donde agarrar..
Publicar un comentario