sábado, diciembre 13, 2008

infectados

Tu y yo morimos en la desdicha de haber saciado nuestras mentes en la oscura pasion lujirosa de la precepitada alegria de haber sentido que todo lo teniamos, antes del dolor una agonia latente con forma de bienestar se formaba sin ton ni son y camina como oculta por tus ojos cuando tiernamente creia poder besar tus labios sin observarla crecer, alli cuando infectados de amor nos encontrabamos fue cuando de repente un gran error se colgo del cielo para en forma de tormenta caer intensamente y sembrar un campo donde nunca crecio flor alguna por donde antes el silencio del amancer le cantaba al llanto de la luna perdida y el sol no se atrevia a cobijar tanta dulzura en su anhelo prohibido. La luz de la vida se oculto en tus ojos para dejarse formar vilmente y verse morir en tu cuerpo mientras crecia sin parar un tumor enorme que corrompia tu mente y con el nuestro amor. Ahora mientras escribo el cielo con palabras perdidas y la luna ya no asoma su brillantez ni el sol siembra con su calor el campo que una vez fue sembrado por sus tormentas de amor, ahora ya nada me queda mas que el vestigo de una tierra arida y con el olor putrefacto de la decadencia que deja el dolor aguda del corazon muribundo con la carga de tu cuerpo sobre mis hombros y el saber agudo de que nunca volvere a tenerte por estos lares mientras mi trajinar se torna cada vez mas lento y observo como el demonio pone trampas por doquier mientras camino y duermo siento que sere atrapado en un eterno dolor que destroza mi alma para llevarse mis entrañas y sembrar con ellas estas tierras para poder lograr que no se pudra en mi interior lo poco que queda de esa escensia que algunos llaman amor.
Publicar un comentario