jueves, mayo 07, 2015

sin nada

el desquite de la tierra con sus dolores del interior carcomen lo irrisorio y perpetuan llagas que nunca sangran, tumbado por un viento que no cesa de abanicarse para ahuyentar ese sol abrazador observo sin poder descansar la locura que no pretende desprenderse de este abrigo que se llama soledad..
Publicar un comentario