domingo, diciembre 29, 2013

semblanzas de un querer

El color de tus ojos, el sabor de tus labios, el eco de tu voz, la tenue sonrisa, el enojo pasajero, el abrazo sin pedirlo, el llamado inoportuno, el escandalo organizado, lo simple del dia, lo cotidiano, la sorpresa inesperada, la charla reflexiva, lo predecible, el llanto compartido, la sonrisa robada, todo y mucho mas que eso, alguna vez fue y sera nuevamente guardado, sabores de la vida con diferentes envoltorios guardan en su interior la misma escensia de amor , que uno busca sin cesar para calmar toda la ausencia, entre tantas la que mas perdura y menos aprecia. Cuando ha de faltar valora lo que supo dejar, cuando la tiene la deja de escatimar, visiones confusas, pero siempre presentes porque sin saberlo nada deja, solo quedan recuerdos guardados que enseñan como gusta el amor para asi luego indicar que a pesar de todo hecho, nacimos para amar y morimos amando, cada cual lo manifiesta en diferentes caminos, pero lo que siembra siempre es lo mismo, cada fruto cambia pero todo parte de el. El, ella, meros articulos que comienzan oraciones infinitas guardadas por siempre y personificadas hasta el dolor, una vez encontrado siempre se va por mas, el amor se renueva y con el nosotros, dificil es continuar si a la par no se puede adaptar. Mayor complejidad que esta no hay, lo humano parte de alli e indivisibles y unicos nos hacen, aqui conecto con tus ojos y caigo con tus labios, me muero con tu sonrisa y desmayo en caricias, despertar no podre ya que no encuentro tu ser, te tengo en recuerdos, palabrS, pero no personifico tu ser, tiro a la borda todo pero vuelve aparecer, resplandeciente y puro como alguna vez comenzo, convido en turnos para llorar mas parejo, olvido de a ratos para seguir despierto, caigo nuevamentd tirando ayeres y muy casualmente miro hacia adelante y verdaderamente ya no estas.
Publicar un comentario