miércoles, julio 09, 2008

encillando ayeres

Cuando la noche se asoma taciturna de olvidos convidando entreveros que escupen fuego en forma de rencores extraños se va dibujando en el interior un llanto que deja penumbras con sabor a olvido y una sonrisa perverza que despereza añoranzas que marchitan los brazos que extienden el encuentro de un comienzo soñado. Como ayeres extintos de palabras tu mirada que nubla el dolor de lo que no se tiene por no volver a entregar el cuerpo y que compre su cometido con besos eternos enterrados en caricias humedas de amor atenuando su dulzura para no explotar en ardor.
Si tuviera en un tiempo una palabra para contagiar con mis expresiones las viviencias contagiosas de enorme dulzura acontecida que marca con premura todo lo soñado de antemano mientras tus besos calman mi corazon que tanto a entregado, quiero morirme junto a tus labios para encender mi alma y quedar cabalando por siempre con mi corazon entre manos para sentir eternamente el calor de tus palabras ardiento por siempre en mi mente mietras imagino tu rostro mirarme como siempre ha sido y volvere a caer en el olvido pero esta vez bien muerto se encontra mi cuerpo cuando desfallezca en tus labios con el venemo mas poderoso que emanan tus hermosos ojos que contemplaron mi alma..
Publicar un comentario